Tipos de averías comunes que afectan un disco duro

Reparar un disco duro puede convertirse en algo de fundamental importancia debido a la asiduidad con la que guardamos nuestros más preciados datos en estos dispositivos. En efecto, los discos duros están presentes en cualquier ámbito de nuestras vidas, siendo trascendentes para uso tanto estudiantil, como personal o profesional.

A continuación haremos un recorrido por las posibles averías que pueden afectar la integridad de tu disco duro.

Averías más comunes en un disco duro

Borrado accidental

Dentro de las averías de tipo lógico, podemos destacar el borrado de archivos, ya sea intencionado o fortuito. En este caso, el disco duro sigue funcionando correctamente pero no se puede acceder a los datos.

Este tipo de problemática, debida a errores del usuario, incluyendo el formateo accidental del disco, suele representar el 19 % del total de daños que afectan a estas unidades.

Este tipo de borrado es fácil de solucionar y no suele ser de alto costo, siempre y cuando el disco duro no sea manipulado con ningún programa de terceros, ya que estos suelen reescribir la información haciendo más difícil el porcentaje de éxito de cualquier recuperación en laboratorio. También cabe a destacar entre este tipo de averías lógicas, la perdida de formato, es decir, fallo provocado comúnmente por la extracción no segura del dispositivo mientras este está en uso.

El temido mensaje que nos aparece en Windows “Formatee el disco en la unidad para poder usarlo ¿desea formatearlo?” es la consecuencia de este error en la partición de nuestro disco duro.

Averías en los cabezales

El cabezal lector es la pieza móvil que se encarga de procesar los datos en el disco duro, y cualquier fallo en sus componentes imposibilitará el acceso a los datos.

Este mecanismo produce fallo de ruido, comúnmente llamado “clic clic”, en donde la no lectura de información hace el vaivén del brazo actuador que contiene las cabezas lectoras

Se trata de la avería de tipo físico más frecuente, puesto que alrededor del 61 % de los daños en los discos duros se asocian con los cabezales y sus piezas.

Este tipo de falla requiere una reparación profesional y especializada en laboratorio, con el uso de herramientas certificadas como lo es la cámara limpia y piezas donantes para poder acceder a los datos.

Fallos electrónicos

Podemos afirmar que las averías de este tipo se producen por el suministro indebido de energía que causa un cortocircuito sobre la placa controladora. Normalmente, estas averías están asociadas a las consecuencias de los picos de tensión, mala conexión de los cables alimentadores y problemas de humedad.

Este tipo de problemática también es muy usual y representa el 21 % de los daños causados sobre el disco duro y únicamente la PCB o placa electrónica del disco duro, por lo tanto, su reparación garantiza el salvado total de todos los datos.

Fallos por golpes o caídas

Resaltamos aquí que las averías mecánicas son todavía más frecuentes que las electrónicas, siendo también más difícil reparar un disco duro tras daños mecánicos.

Suelen estar asociadas a daños directos sobre el sistema de los cabezales o sobre el motor. Al margen de los golpes y las caídas, también debes proteger tu disco duro de vibraciones y de una manipulación descuidada, sobre todo si está trabajando.

No obstante, las averías de tipo mecánico te ofrecen la ventaja de que suelen avisar con ciertos síntomas que te dan pistas sobre un inminente fallo, lo cual es trascendente para prevenir perdidas de datos. El  dispositivo puede comenzar por presentar fallos frecuentes o hacer ruidos característicos que te indicarán que se puede producir una avería grave.

Estos también poseen sensores de temperatura y registro de errores llamados S.M.A.R.T, el cual suele avisar a través del sistema operativo o bios cualquier fallo, recomendando el salvado de datos y remplazo del disco duro.

El mensaje de aviso de bios es “STATUS BAD, BACKUP AND REPLACE” y en Windows es “Windows detecto un problema con el disco duro”.

Antigüedad del disco duro

Este factor también puede ser fuente de dificultad en lo que respecta al acceso a la información. Suele tratarse de un desgaste natural asociado a la vida útil de las piezas móviles de la mecánica del disco, las cuales, aunque presentan ciclos de servicio muy largos, no pueden funcionar para siempre.

En estos casos también nos avisará el ya mencionada S.M.A.R.T del disco duro, avisando de posibles fallos. En este factor de usabilidad prolongada también hay que mencionar que el disco duro tendrá un mayor descaste si este se encuentra al límite de su capacidad, porque el disco necesita espacio libre para mover libremente la información temporal entre sus sectores, el sistema operativo también nos avisará con un mensaje de “No hay suficiente espacio en el disco” y nos dará unas recomendaciones para liberar ese espacio.

Como puedes observar, existen numerosas y muy diversas causas de averías de discos duros. Resulta fundamental recurrir a expertos en el sector para tener la garantía de que puedes recuperar tus datos tanto personales como profesionales.

Puedes contar con nuestro equipo de profesionales que te realizarán un diagnóstico sin compromiso para reparar un disco duro, poniendo a tu servicio las mejores herramientas y metodologías de recuperación de información.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar