• Inicio
  • Blog
  • 7 problemas que no detectas hasta que el disco duro se daña del todo

7 problemas que no detectas hasta que el disco duro se daña del todo

7-problemas-que-no-detectas-hasta-que-el-disco-duro-se-dana-del-todo

Los discos duros guardan nuestros recuerdos más valiosos en forma de datos. Hasta que empiezan los ruidos extraños o simplemente no es reconocido por el ordenador.

En esta lista repasaremos cuáles son los errores físicos más habituales que nos podemos encontrar en nuestros discos duros y como podemos detectarlos a tiempo para evitar tener que recuperar todos nuestros archivos.

Cambios agresivos en la temperatura

En los incidentes más comunes nos encontramos los errores electrónicos. Este tipo de fallos afectan la placa PCB, al circuito impreso. Puede deberes simplemente para usar un transformador que emita tanto voltaje que haga echar humo a la placa. Este tipo de daños físicos NO dejan irrecuperables los datos. De hecho, es muy probable que podamos extraerlos, mientras el daño no haya rozado ningún sector del cabezal ni haya incendiado, literalmente, el disco.

La solución implica adquirir un disco llevar idéntico y cambiar la placa. Sin embargo, si el error se debe de a la humedad o a un exceso de condensación, intentar leerlos agravaría el problema. Así que lo mejor es desconectarlo inmediatamente y traerlo a reparar a un servicio especializado como el de www.guardion.ccom

Picos de tensión

Considerado el segundo error más común —un 21% sobre el total de averías—, bien por instalaciones defectuosas o picos que se producen en el suministro, esta es una incidencia similar al anterior. Con una excepción: si se produce después de una bajada de tensión a mediados de escritura de disco, algunos sectores pueden quedar ilegibles (bad sectors).

Aún así puede ser que no tengamos que echar el HD a la basura. Todavía podemos ejecutar un diagnóstico de confirmación y un formato abajo nivel. Existen decenas de herramientas pero siempre es recomendable que lo traten especialistas como los del laboratorio propio de Guardion.

Daño en el Registro de Arrancada Principal

Un daño mecánico común es el habitual MBR (Master Boot Recuerdo): el registro maestro se corrompe y el sistema operativo no puede acceder. En los HDD tradicionales, el MBR se encuentra en el primer sector y no poder acceder compuerta a un arranque fallado.

Los cortes de luz y las desconexiones constantes pueden provocar fallos lógicos graves.

Al recibir corriendo el sistema intentará arrancar, pero el ordenador no podrá leer debido a la corrupción de datos. Este es un error común derivado de malas desconexiones o apagones a mitad del proceso de lectura de escritura. El que nos trae al anterior fallo lógico provocado por cortes de luz, los cuales limitan el almacenaje —puesto que esta parte no puede volver a ser escrita—.

Caídas y golpes

El gran enemigo de los discos duros mecánicos: si sufren un zarandeo fuerte o una caída, se pueden dañar la superficie de los platos magnéticos. Es decir: que la propia aguja del cabezal lector le haga un garabato al plato (headcrash). El resultado es que la BIOS no detectará el disco, empezará a hacer ruidos extraños y habrá que desmontar-lo lo.

Los movimientos bruscos pueden afectar a la lectura y la estructura del cabezal lector.

En los portátiles estos errores son más comunes, puesto que, aunque los discos están preparados para escribir sin problemas cabe por valle o en pleno movimiento, sí que algunas partes mecánicas pueden desplazarse o verse afectadas a largo plazo por movimientos bruscos.

Desmontar un HDD mecánico no es recomendable para unas manos inexpertas. Siempre es recomienda un laboratorio especialmente preparado donde haya un índice de iluminación y humedad ambiental controlada. Incluso las mismas partículas de polvo pueden dañar el disco en este estado “desnudo”.

Por este motivo el coste de la reparación puede ser bastante elevado: las empresas de recuperación llevan a cabo esta labor desde un laboratorio especialmente condicionado. A Guardion puedes encontrar los precios más económicos con presupuestos a partir de los 199 euros.

Desgastes, corrosiones y vicios del tiempo

El tiempo pasa por todos y no hay disco que sea ajeno a esta máxima.

En los discos mecánicos la fecha de caducidad viene determinada por el buen o mal uso que le hayamos dado: viajes y golpecitos durante transporte, excesiva exposición a la humedad, etc.

Las soluciones son las mismas que en el caso anterior, al tratarse de un desgaste físico.

Fallas en el motor

Otro error común: las bobinas del motor o los rodamientos —responsables que el cabezal lector gire—. A veces el motor de lectura que mueve la polea simplemente se desgasta o se queda “seco”.

Otras veces se debe de a un exceso de humedad que ha acabado para oxidar y corroer algunos componentes. Incluso la base gomosa del apoyo interno que calibra los discos acaba para erosionarse del uso intensivo. La solución implica encontrar las piezas de sustitución y reparar los componentes dañados. Dos tareas que dependen del modelo y antigüedad del disco llevar pueden ser de lo más laboriosas. Encontrar las piezas de sustitución y reparar los componentes dañados.

Errores de fábrica

Finalmente quedaría hablar de los errores que arrastran algunos discos desde su fabricación.

Desde bugs en sus firmwares, que pueden solucionarse vía actualización, a fallos mecánicos en su construcción, poco común pero no imposible. En estos casos, el recomendable es devolverlo y cambiarlo por un nuevo.

Estos son los problemas físicos más comunes que nos podemos encontrar y por los que nos hará falta recurrir a una recuperación de datos. En próximos artículos revisaremos qué incidencias de carácter lógico son las más habituales y qué solución presentan.

Tanto unas cómo otras encontrarán solución en manso de los técnicos especialistas del laboratorio propio de recuperación de datos

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar