Chat with us, powered by LiveChat
Diferencias entre discos duros HDD y SSD

Ya sea porque queramos renovar parte del hardware de nuestro ordenador porque nuestro disco duro esté empezando a dañarse, o que necesitemos ampliar su capacidad de almacenamiento, saber las diferencias entre discos duros HDD y SSD es fundamental para hacer una compra adecuada a nuestras necesidades.

Y aunque la función de estos dispositivos de hardware es la misma, tienen características muy diferentes entre sí.

Elegir entre estos dos tipos de discos duros el modelo que se adapte mejor a nuestras necesidades será muy importante para sacarle el máximo provecho a nuestra inversión.

Dos tipos de discos duros entre los que elegir: HDD y SSD

Antes de entrar a ver las diferencias entre discos duros HDD y SSD, vamos a ver en qué consiste cada hardware de almacenamiento de datos y cuáles son sus principales características.

Dispositivos HDD

El HDD, también conocido como Hard Drive Disk por sus siglas o disco duro si lo traducimos a nuestro idioma. Es el sistema de almacenamiento de información más conocido debido a que lleva muchos más años en el mercado, aunque está empezando a caer en desuso lentamente debido a la velocidad que ofrece el SSD para muchos usuarios.

Un HDD consta de una serie de piezas metálicas que van guardando en una placa todos los datos que queramos mediante un sistema de grabación magnética.

De esta forma, la información se escribe físicamente mediante un cabezal parecido a una aguja que escribe sobre la superficie giratoria metálica del disco duro o hard drive para que podamos volver a recuperarla cuando la necesitemos.

Los HDD están pensados para ofrecer una gran cantidad de espacio para guardar datos a coste de sacrificar velocidad de grabación y lectura.

Por lo que son una alternativa muy utilizada por empresas u ordenadores de sobremesa que quieren guardar muchos datos. Ya sean documentos de Excel de toda una empresa, o una gran cantidad de fotografías, música o películas.

Dispositivos SSD

Un SSD (Solid State Drive) o unidad de estado sólido ofrece un resultado similar al disco duro anterior, pero con una tecnología diferente.

En su caso, un disco SSD lo que hace es utilizar chips de memoria flash internos donde guarda la información de manera permanente sin tener que mover ninguna placa metálica para grabar esos datos. De ahí su nombre de sólido.

Gracias al uso de la memoria flash en lugar de un cabezal físico, la velocidad de escritura y de lectura es mucho más rápida que en un hard drive (o disco duro HDD).

Son utilizados sobre todo en portátiles, smartphones o tablets debido a su reducido tamaño y la alta velocidad de acceso a los datos que ofrecen.

Diferencias entre discos duros HDD y SSD a nivel usuario

Una vez que ya conocemos lo esencial de ambos tipos de discos duros, llega la hora de ver qué características nos ofrece cada uno como consumidores para elegir bien.

Las diferencias entre HDD y SSD que existen las podemos agrupar en cinco factores clave para comparar como usuarios:

  • La velocidad de acceso a los datos.
  • La capacidad de almacenamiento del hardware elegido.
  • El nivel de ruido.
  • El Precio.
  • Tamaño.

Teniendo en cuenta estos cuatro factores, elegir entre HDD y SSD será mucho más sencillo. Ya que podremos ver con claridad cuál se adapta mejor a nuestras necesidades.

Velocidad de escritura y lectura:

Los discos duros SSD son los claros ganadores en este apartado. Al grabar los datos usando memoria flash en lugar de escribirlos y leerlos de manera física, el acceso a la información es mucho más rápido que en un disco duro HDD.

Mientras que un SSD puede trabajar a velocidades de más de 500 Mb por segundo, un disco duro HDD tan solo alcanzará alrededor de 150 MB por segundo.

  • Capacidad de almacenamiento:

La diferencia entre HDD y SSD en este apartado es indiscutible. El hardware que está mejor preparado en este apartado es el disco duro HDD.

Siendo capaz de multiplicar la capacidad de datos grabados que su competidor. Si tomamos un precio cercano a los 200 o 250 €, podemos encontrar un SSD capaz de almacenar 1 TB de datos, mientras que un Hard Drive (HDD) puede guardar entre 8 y 10 TB según el modelo y la marca.

  • Ruido:

Las piezas móviles que graban los datos en un HDD hacen ruido mientras está en uso al girar el disco metálico de su interior y el cabezal que trabaja con los datos. Aunque no resulta excesivo, para algunas personas puede ser molesto.

Por su parte, un disco duro SSD no tiene ninguna parte móvil, por lo que su nivel de ruido es prácticamente inexistente y resulta muy silencioso.

  • Precio de los discos duros:

Otra de las grandes diferencias entre SSD y HDD es el coste de cada modelo. La tecnología SSD permite un uso más rápido de la información y agiliza muchas tareas de trabajo, por lo que es muy valorado, aunque el precio de un SSD sea mayor.

Por su lado, los HDD cuentan con una tecnología más asentada y con unos costes más asequibles pensados para guardar mucha información, aunque se acceda a ella más despacio.

  • Tamaño:

Los modelos HDD suelen medir 3,5 pulgadas mientras que los SD son más pequeños al no necesitar tanto espacio físico y ocupan 2,5 pulgadas. Para poder aprovechar el mismo espacio en la torre del ordenador, existen carcasas para colocarlos en el espacio de 3,5 pulgadas que suelen tener las torres de ordenador.

¿Cuál es la mejor elección entre ambos tipos de discos duros?

Si necesitas velocidad y trabajar rápidamente o si quieres jugar en tu ordenador, entonces un SSD. Y si necesitas guardar mucha información, lo mejor es un HDD.

Lo bueno de esta clase de hardware es que no tienes que elegir entre ambos sino quieres. Tanto un SSD como un HDD son compatibles entre sí y pueden usarse al mismo tiempo en un PC.

De hecho, es habitual tener el sistema operativo en un SSD para que cargue rápidamente y emplear un HDD como un lugar donde guardar y recuperar fotos o archivos que no utilicemos de manera frecuente pero que queramos tener a mano.

También es habitual usar los discos HDD externos como una copia de seguridad de nuestra información, para que en caso de accidente podamos hacer una recuperación de datos desde el dispositivo externo.

Eso sí, hay que tener en cuenta que los discos duros HDD se pueden dañar con los movimientos bruscos. Por lo que podemos encontrarnos con que nuestra información guardada se vea dañada porque las partes móviles del dispositivo dañen la superficie donde están los datos.

En estos casos, existen servicios especializados en la recuperación de datos como Guardion que pueden recuperar fotos y archivos de cualquier clase si no se ha dañado en exceso.

Para la recuperación de datos perdidos por culpa de un error en el disco duro, los dispositivos HDD tienen una mayor tasa de éxito al recuperar los datos.

Esto se debe a que la información está grabada físicamente en distintas zonas del disco duro y puede estar intacta en alguna sección a la que los profesionales de Guardión puedan acceder.

En los discos SSDla información tiende a sobrescribirse cuando es necesario, borrando los datos existentes por completo. Algo que, en caso de fallo, puede suponer que sea más difícil recuperar fotos o vídeos personales que queramos conservar.

Si te ha resultado interesante este artículo, comparte en redes sociales (LinkedIn o Twitter)  para que todo el mundo conozca las diferencias entre los distintos tipos de discos duros.

 

¡Gracias por leer el blog de Guardion!

Deja un comentario

Cerrar menú